Cerrar

La ciudad perdida de los Incas – Historias y leyendas

Cuenta una antigua leyenda que bajo los escombros de la ciudad Inca Caxamarca, atravesando unos caminos labrados en peñas, se ingresaban a unas galerías rocosas que conducían a jardines subterráneos donde habían árboles cubiertos de oro purísimo, delicadamente trabajado. Se podía ver unas de las Andas de Oro del Inca, huertas magníficamente elaboradas en oro y flores artísticamente hechas en hilos y láminas de oro. También elevados tallos y espigas de maíz, imitando a la naturaleza con el finísimo metal.

Según la leyenda, estaba prohibido tocar estos tesoros, pues en un tiempo anunciado renacería el imperio y cualquiera que se hubiese apropiado de alguna de estas maravillosas obras, moriría antes del anochecer.

Estos dorados sueños descansan en recuerdo y tradiciones de tiempos pasados.

El lujo de los jardines o huertas de oro han sido muchas veces descritos por testigos oculares según los cronistas Cieza de León, Sarmiento, Garcilazo y por los primeros historiadores de la conquista.

Arriba