Licenciamiento de la UNC se retrasa por malos dirigentes chotanos


El proceso de licenciamiento de la Universidad Nacional de Cajamarca, encuentra en la recta final una traba llamada “Chota”. La filial de esa provincia no cuenta con los bienes y la implementación necesaria que le fue transferida por exigencia en una recordada dura protesta, con respaldo de sus autoridades, a la emergente “Universidad Autónoma de Chota” (UNACH).

EL PARO DEL 2011

En el año 2011, la población de Chota se paralizó en dura protesta, para demandar que los bienes de la filial de la UNC, pasen a ser propiedad de la Universidad Autónoma de Chota, dejando a la filial de la UNC sin instalaciones, sin laboratorios, carpetas, mobiliario, vehículos, etc.

Las consecuencias se pagan ahora. La UNC tiene en esta filial, dada su situación que afronta, el mayor impedimento para su licenciamiento, por lo que se habría tomado la decisión de proceder a cortar temporalmente el acceso a nuevas promociones en las carreras que no cuentan con la infraestructura e implementación adecuada, hasta que se pueda contar con todas las condiciones básicas, tal como lo exige la ley universitaria.

Se informó que, tras el corte, los alumnos de las promociones que quedan no perderán sus respectivas carreras.

El Consejo Universitario de la Universidad Nacional de Cajamarca acordó continuar con el funcionamiento de la filial de Chota, sólo con la carrera profesional de Contabilidad, la que sí cumple con los requisitos básicos exigidos por SUNEDU. De esta manera quedaría expedito su camino hacia su acreditación.

Sin embargo, ante esta situación se conoció que un grupo de docentes, directivos y líderes sociales de Chota, desconociendo el amplio interés de la región Cajamarca, para que se dé el tan esperado licenciamiento de la Universidad Nacional de Cajamarca, procedió a tomar el local de la filial, manifestado su oposición esta decisión adoptada.

La Universidad Nacional de Cajamarca, informó que todas sus carreras están aptas para el licenciamiento, sin embargo, el licenciamiento es institucional y no puede seguir su etapa final por la negativa que vuelve a presentarse desde la filial de Chota.