Cerrar

No habrá clases presenciales en provincias con nivel extremo por covid-19

El ministro de Educación, Ricardo Cuenca, manifestó hoy que en la actual coyuntura, retomar las clases presenciales en las provincias incluidas en el nivel extremo frente a los contagios del covid-19 no tiene ninguna razón y ratificó que el regreso a las aula será gradual, seguro, flexible y voluntario y en ningún caso negligente.

En ese contexto, dijo que la opción principal que se tiene es ir volviendo poco a poco a las escuelas a partir del diseño del Buen Retorno al Año Escolar 2021, cuya característica fundamental es retornar de forma gradual en los lugares que han tenido mayores problemas, si las condiciones epidemiológicas así lo permiten.

Por ejemplo, añadió, en el simulador con el que cuentan tienen mucha información epidemiológica y educativa, y hasta la semana pasada como estábamos en el pico de la segunda ola por el covid-19, el 19 % de las escuelas en el país podían haber tenido algún nivel de presencialidad, todas ellas ubicadas en las zonas rurales.

“Esto vamos viéndolo semana a semana para ver qué es posible hacer en lo que le toca al ministerio, es decir que en estos distritos es posible poder abrir las escuelas a partir de un conjunto de decisiones con los gobiernos regionales, docentes y las comunidades educativas», puntualizó.

Por eso —continuó— están funcionando sistemas paralelos (presencial y virtual), lo que significa un esfuerzo mayor para atender un problema estructural en el país que es la conectividad.

“Hay muchos esfuerzos que hemos empezado a desarrollar; hay 20,000 escuelas que estarán conectadas este año, más otras mil escuelas con un decreto supremo del Ministerio de Transporte y Comunicaciones, más 6,000 plazas públicas; también el MTC está colocando internet móvil para tratar de alcanzar alrededor de un 40 % de escuelas que estén conectadas en la zonas donde no hay conectividad”, precisó.

A ello se suma —prosiguió— fortalecer el programa Aprendo en Casa pero, además, hay que empezar a darnos cuenta de que existen otros espacios de educación, como los comunitarios, que también han sido dejados de lado por esta tradición tan estructurada de los sistemas que tienen que integrarse.

Andina

Arriba