Cerrar

Nadie quería ser personero de Fuerza Popular en Chumbivilcas

Pedro Castillo Terrones arrasó en el sur del Perú. Según el conteo de ONPE al 100 % de actas procesadas y contabilizadas, en la región Cusco, el profesor cajamarquino obtuvo el 83.196 %, haciendo un total de 610,353 de los votos del electorado. En Puno consiguió el 89.256%; Tacna el 89.256% y Arequipa 64.840%.

Precisamente en esta zona del país, Fuerza Popular pretende anular 58 actas que favorecen ampliamente a Castillo Terrones. Los fujimoristas argumentan un presunto fraude en mesa, firmas falsas y presencia de miembros de mesa de una misma familia, entre otros.

En el caso de Cusco, el partido de Keiko Fujimori pidió la nulidad de actas en las provincias de Chumbivilcas y Urubamba. Uno de los casos corresponde a Chinchero, Urubamba. En una acta, Fuerza Popular no sumó ningún voto. En el distrito de Santo Tomás, capital de la provincia de Chumbivilcas, Fuerza Popular consiguió un voto en la mesa N 901126. En el resto de mesas las cifras casi se repiten.

Según el conteo de ONPE, al 100 % de actas procesadas y contabilizadas, en Chumbivilcas, Pedro Castillo obtuvo el 96.458 % de los votos, mientras que Keiko Fujimori apenas el 3.542 %.

El secretario general de Perú Libre en Chumbivilcas, Frany Mendoza, dijo que en los distritos de Llusco y Quiñota, las actas registraron cero votos para Keiko Fujimori, similar a lo sucedido en primera vuelta, debido al rechazo de la población al Fujimorismo.

Ningún ciudadano quiso ser personero de Fuerza Popular, por tal motivo, el partido ‘naranja’ quiso contratar personeros pero los pobladores no permitieron.

En otro momento, Mendoza pidió que se respete el voto de su pueblo, ya que históricamente, son antifujimoristas: «Que respeten el voto de los chumbivilcanos, un pueblo declarado como antifujimorista a través de la historia».

Dato:

Los pobladores rechazan a Keiko Fujimori y su padre en esta parte de Cusco, ya que durante el gobierno fujimorista, en Chumbivilcas se esterilizaron a 192 personas, entre hombres y mujeres, contra su voluntad.

Arriba